Una adecuada preparación del suelo pélvico a lo largo del embarazo puede ayudar a reducir la probabilidad de episiotomía en el parto. Esta preparación debe basarse en una serie de ejercicios (entre los que se encuentran los ejercicios de Kegel) y el aprendizaje del masaje perineal, que permitan que el suelo pélvico sufra lo mínimo durante el parto.

Por otra parte, una buena preparación acelerará la recuperación del suelo pélvico en el postparto, evitando la incidencia de incontinencias, prolapsos, y otras patologías del suelo pélvico.

Tanto si estás embarazada, como si ya has dado a luz, consulta cómo puedes cuidar y recuperar tu suelo pélvico

Si este problema te resulta familiar y deseas recibir información no dudes en contactar conmigo.