Reflexiones tras talleres de Reflexología y Masaje Infantil

A lo largo de la semana pasada he tenido el placer de asistir “como alumna” a dos actividades con mi bebé y con mi marido de las que he disfrutado mucho con tan buena compañía, y que me ha llevado a unas reflexiones que me gustaría compartir con vosotros. Entrecomillo lo de “como alumna” ya que, como muchos de vosotros sabéis, soy Fisioterapeuta y Educadora de Masaje Infantil e imparto talleres para mujeres embarazadas y familias con bebés de diferentes edades. En esta ocasión mi lugar no era el de dar, sino el de recibir.

La primera de estas actividades fue un taller de introducción a la Reflexología Podal Infantil, impartida por Lidia Abades, que organicé en el Centro de Terapias Naturales Rafael Flores, y que disfrutamos junto con otras 7 familias.

La segunda actividad a la que he asistido fueron los talleres para familias dentro de la formación de Educadores de Masaje Infantil que Ana Fernández ha impartido este fin de semana en Psicopraxis. En este curso, las personas en formación deben realizar las prácticas enseñando a las familias a realizar el masaje a sus bebés, para obtener el certificado por parte de AEMI (Asociación Española de Masaje Infantil).

Ha sido muy enriquecedor, como compartí con l@s alumn@s del curso del fin de semana, el poder vivenciar estas experiencias desde el lado de las familias, que por otra parte con mi reciente maternidad es lo que me pide el cuerpo. Es decir, la percepción es totalmente diferente cuando impartes la actividad y acompañas a las familias en el proceso del aprendizaje del masaje; que cuando, como familia, te dejas guiar e instruir por otra persona. Tengo que decir que cuando imparto un taller (sea de Masaje, sea de Gimnasia para Embarazadas, etc.), me gusta estar siempre a la escucha porque a menudo es más lo que recibes que lo que das a la persona que asiste a clase. Pero en esta ocasión, he intentado estar a la escucha de cómo me sentía siendo yo la que recibía la enseñanza por parte de otra persona. A pesar de ser Educadora de Masaje Infantil desde hace 10 años, disfruto comprobando que el aprendizaje es algo ilimitado y que ahora con mi reciente maternidad, se abre un nuevo abanico de percepciones del que pienso disfrutar cada momento.

De la fisioterapia, que es mi profesión y mi gran vocación, siempre me ha fascinado el hecho de poder ofrecer ayuda con mis manos a la persona que lo necesita. En ambos cursos se explica a las familias que las técnicas aprenden no están encaminadas a fines terapéuticos, y que en caso de patología deben acudir siempre al pediatra o profesional correspondiente. Pero existen infinidad de procesos y situaciones que nuestros bebés pueden sufrir y que o bien no son susceptibles de ser tratadas por la medicina tradicional o que si lo son, su tratamiento puede ser completado con otras técnicas alternativas de forma totalmente inocua. Por ello, tanto en el taller de Reflexología como en de Masaje Infantil, tuve la grata sensación de que los padres y madres estábamos aprendiendo a ayudar con nuestras manos a nuestros hij@s.

Además de aplicar este tipo de técnicas para ayudar a nuestros hijos, también podemos (o más bien debemos) aplicarlas por el placer de compartir y de comunicarnos. Como me gusta recalcar en mis cursos, el masaje es la perfecta excusa para tener nuestro momento de comunicación, de intimidad, de escucha mutua con nuestros bebés, que a su vez nos permite conocerlos mejor e identificar sus necesidades incluso cuando todavía no saben hablar.

Creo que es muy gratificante para las mamás y papás, desarrollar esa escucha hacia su bebé y tener a nuestro alcance herramientas con las que ayudar a su bebé. Es más tranquilizador percibir que, si mi bebé está nervioso o le cuesta conciliar el sueño, tengo herramientas al alcance de mi mano para ayudarle, relajarle y calmarle; que sentirme frustrado al no saber qué le está pasando ni cómo ayudarle. El Masaje Infantil y la Reflexología son sólo dos ejemplos, pero me gustaría animar a papás y mamás a dedicar 10 minutos diarios a encontrar su forma de conexión y comunicación con sus hij@s, y a guardar en su retina esos inolvidables momentos.

 

Feliz tarde de lunes y gracias por leerme.

By |2013-07-01T18:34:51+01:00julio 1st, 2013|Desarrollo del bebé|0 Comments

About the Author:

Lorena Gutierrez
Mi nombre es Lorena Gutiérrez y soy la creadora de FisioByM "Fisioterapia para Bebés y Mamás". Como Fisioterapeuta especializada Obstetricia, Educadora de Masaje Infantil, Asesora de Porteo y Madre. Escribo, organizo e imparto actividades relacionadas con la salud de la mujer y del bebé, tanto para familias como para profesionales.

Leave A Comment

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Lorena Gutierrez Fernandez, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@fisiobym.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Lorena Gutierrez Fernandez con la finalidad de atender mi solicitud. * *

*

code