Protege la delicada columna de tu bebe

El cuidado de la columna vertebral de nuestro bebé es un tema frecuente de preocupación entre los papás y mamás. A menudo tememos colocarlos en posiciones inadecuadas para su frágil espalda, y que dichas posiciones puedan afectar a su crecimiento posterior. Por eso, en este post os hablaré de las recomendaciones básicas (pero muy valiosas) a la hora de colocar y llevar a nuestros peques de un lado a otro.  Hace un tiempo, escribí un artículo para el blog de Mi Pediatra Online titulado, ¿Cuidas la Espalda de tu bebé?. En el post de hoy quiero ampliar dicha información y hacer hincapié en los puntos que considero más importantes.

1. La posición fetal es muy importante para el desarrollo de la columna del bebé

Como nos cuenta María Sánchez en su artículo “La importancia de la posición fetal en los bebés”, dicha posición es fundamental en el bebé recién nacido y en el niño. Es al posición que ha adoptado durante su desarrollo intrauterino, y es la postura que necesita para un desarrollo psicomotriz adecuado los primeros meses de vida. Es la posición donde el bebé encuentra cobijo (por ser conocida para él), pero también es la base para que empiece a trabajar toda la musculatura de la parte anterior de su cuerpo, que va a ser el primer grupo muscular responsable para sujetar la columna del bebé. Además, en esta posición, el bebé empezará a descubrirse sus manos y sus pies, y así podrá desarrollar la noción de su propio esquema corporal. De hecho, hasta los 4 meses debería ser la postura predominante en la que coloquemos al bebé (si que ello impida que el bebé experimente otras posiciones).

En el bebé recién nacido, la posición natural es estar “replagado”, con las piernas y los brazos flexionados y los puñitos cerrados. Es la posición que también mantuvo durante los últimos meses del embarazo. Además, es la posición en la que encuentra su bienestar cuando empieza a incomodarse o a llorar por algo que le moleste. Por norma general, el adulto, al coger al bebé entre sus brazo, lo coloca en una posición contenida y replegada, asemejando a la posición fetal. Al bebé es una posición que le suele tranquilizar, ya que es una postura conocida para él y en la que se siente protegido.

El respetar esta posición es aún más importante en bebés prematuros o en aquéllos que han necesitado ser separados de sus madres en el nacimiento. En el caso de que el bebé tenga que estar en la incubadora, debe ser colocado en esta posición, ayudado de una toalla enrollada o rulito que le de contención y le ayude a permanecer en esta posición. Si el estado del bebé lo permite, el “Método Canguro” o piel con piel con mamá o papá, es una práctica más que recomendable en la que el bebé está colocado en una posición muy favorable para su columna. Una vez en casa, podemos utilizar el cojín de lactancia para colocarlo dentrás de su espalda y ayudar a su columna a mantener la forma de “C”.

2. Elige un portabebé adecuado a su momento del desarrollo

Ante todo, como ya hemos hablado otras veces en la sección de Porteo Ergonómico de FisioByM, el portabebé debe ser ergonómico, es decir, respetar la posición fisiológica del bebé: columna en forma de “C” y piernas en forma de “M”. La posición de ranita (como también se le llama a esta postura), es de vitar importancia en los primeros meses de vida, como hemos señalado en el punto 1. El bebé todavía no tiene una musculatura lo suficientemente tonificada para que sostenga su columna, por lo que el portabebé debe ofrecer un buen ajuste punto por punto para que la sujección quede asegurada. En las etapas posteriores, esta posición sigue siendo importante y nunca colocaremos al bebé mirando hacia el frente, ya que esto hace que la columna adopte una forma de “C” invertida que, además de incómoda, puede ser muy perjudicial para nuestro bebé.

Si elegimos el portabebé adecuado y realizamos un ajuste correcto (y por supuesto, porteamos de forma segura), no tenemos que temer portear desde el primer día de vida de nuestro bebé. Como os comentaba en el artículo: “Porteo y Posparto inmediato: portea a tu bebé desde el primer día de vida”para poder disfrutar desde el primer momento, es importante que durante el embarazo nos informemos y elijamos el portabebé que vamos a utilizar. También es muy recomendable practicar con un muñeco, ya que así conseguiremos la soltura necesaria para posteriormente colocar a nuestro bebé de una forma mucho más fácil y segura.

Por otra parte, al elegir el carro o silla de paseo, debemos tener en cuenta la edad de nuestro hijo, y colocarle en el dispositivo adecuado para su edad, evitando sillas de paseo ligeras antes de los 6 meses. También tendremos en cuenta el momento del desarrollo de nuestro bebé antes de colocarlo sentado en la misma.

3. No adelantes fases, respeta el ritmo de desarrollo de tu bebé

Hace unas semanas hablábamos de ello en el blog, en el post “Entiende, respeta y acompaña el desarrollo de tu bebé”Te recomiendo que revises dicho artículo para entender las claves del desarrollo psicomotriz y cómo NO adelantar las fases  por las que tu hijo necesita pasar. A menudo los adultos tenemos prisa (consciente o inconscientemente) porque nuestro hijo alcance la siguiente etapa. Nos preguntamos “¿todavía no se sienta?” y los sentamos de forma precoz sin que esté preparado para ello; o nos preguntamos “¿debería caminar ya?” y los ponemos de pie de forma artificial para que dé sus primeros pasos, aunque todavía no tenga un buen equilibrio. Todo esto afecta a cómo se conforma las curvas de su columna. Además de todo el aprendizaje que el bebé obtiene de cada momento del desarrollo, cada una de las fases es la responsable de que se formen las curvas de la columna y se tonifique la musculatura que debe mantener dicha curva cuando el bebé se ponga en pie por si mismo.

En este esquema puedes ver qué curva de la columna se forma en cada momento del desarrollo y qué actividades contribuyen a dicha formación.

En nuestro libro “Bebés en Movimiento: Acompañamiento del Desarrollo Psicomotor, Sensoria y Postural de tu Bebé” hemos querido trasmitir la gran importancia que cada una de las fases tiene para nuestro bebé, el aprendizaje que obtiene de cada una de ellas y por qué debemos acompañar cada fase con actividades, juegos y masajes que le ayuden a vivir dicha etapa en plenitud.

Y tú ¿cómo proteges la delicada espalda de tu bebé?

By |2017-01-08T20:11:36+01:00septiembre 2nd, 2015|Desarrollo del bebé|0 Comments

About the Author:

Lorena Gutierrez
Mi nombre es Lorena Gutiérrez y soy la creadora de FisioByM "Fisioterapia para Bebés y Mamás". Como Fisioterapeuta especializada Obstetricia, Educadora de Masaje Infantil, Asesora de Porteo y Madre. Escribo, organizo e imparto actividades relacionadas con la salud de la mujer y del bebé, tanto para familias como para profesionales.

Leave A Comment

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Lorena Gutierrez Fernandez, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en info@fisiobym.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Lorena Gutierrez Fernandez con la finalidad de atender mi solicitud. * *

*

code