fotonoticia_20140307141519_260

Cuando nacen los hijos aparecen también una serie de físicas que pueden provocarnos tensiones o contracturas. En este artículo repasamos el día a día de mamás y papás para evitar las posturas más forzadas y habituales durante la crianza.

En la entrevista que realicé para Infosalus, el pasado 7 de marzo, expliqué como el caso de la mujer es importante tener en cuenta los cambios físicos que se producen durante el embarazo que han transformado una musculatura que debe ir recuperándose en los días y semanas siguientes al parto.

En los primeros días después de la llegada de nuestro bebé, el cansancio, las molestias derivadas de un parto vaginal o cesárea, la falta de sueño, y la intensidad de las emociones que se viven, pueden llevarnos tanto al papá como a la mamá a sobrecargar nuestros hombros y espalda. Muchas veces es tan simple como tomar conciencia de nuestro cuerpo, cerrar los ojos, pensar en cómo están colocados nuestro cuerpo, visualizando parte por parte, e intentar aflojarlos. 

En la entrevista repasamos una serie de situaciones cotidianas en la crianza del bebé o niños pequeños, y aporté una serie de consejos que pueden ser de gran utilidad si te encuentras en esta fase, y que puedes leer al completo AQUÍ:

1. Amamantar o dar el biberón

 

¿Qué actividad cotidiana notas que sobrecarga más tu espalda? ¿Utilizas algún tipo de ejercicio para ayudarte a sentirte mejor?