Hoy os traigo otro artículo que, como el anterior, es fruto de una colaboración. En este caso, es el segundo artículo que escribo para el blog de Mamá (contra) corriente, mamá bloguera apasionada. Os animo a echar un vistazo a su blog, que seguro que os encanta, como a mí.

 

Si durante tu parto has sufrido algún tipo de herida (cesárea, episiotomía o desgarro que haya necesitado de puntos de sutura), habrás observado que a las cicatrices se les presta mucha atención durante su proceso de cicatrización, manteniéndola limpia y desinfectada. Pero una vez quitados los puntos, pensamos que las únicas secuelas que pueden quedar son de tipo estético.

 

Leer más…