Aprovechando la Semana Internacional de la Crianza en Brazos me he propuesto escribir 2 artículos un tanto especiales en relación al porteo. Pero quiero que sea algo diferentes, es decir, estos artículos son fruto no solo de mi experiencia como Asesora de Porteo, sino también como Fisioterapeuta con amplia experiencia trabajando con mamás y bebés. Si eres una mamá que porteas de forma habitual hay beneficios que ya estás experimentando y de los que he hablado en otros artículos de mi blog.

En mis talleres de porteo hago un gran hincapié en los beneficios que tiene portear para el bebé y para el adulto, en lo que a salud postural de ambos se refiere. Como hablaba en la entrevista que me realizó hace un tiempo Pajarito Pinzón, y que incluí en el post «El Porteo Ergonómico Cuida tu Espalda», portear bien ayuda a cuidar nuestra espalda y nuestro suelo pélvico. Igual que portear mal puede sobrecargar nuestra espalda e incluso generar una presión excesiva en el abdomen que afecte a nuestro suelo pélvico.

[Tweet «Portear mal sobrecarga espalda e incluso genera presión en abdomen que afecta a suelo pélvico»]

El suelo pélvico, la musculatura del abdomen y el diafragma (que es el músculo con el que respiramos), forman

parte de un mismo globo. Si nuestra postura es incorrecta porque la musculatura de nuestro abdomen no trabaja adecuadamente, nuestro tronco estará «caído».  Si a esto añadimos el peso de nuestro bebé, o un nudo de fular mal ajustado en el abdomen, se puede aumentar este desequilibrio: es decir, el

Suelo Pélvico, algunos musculos del tronco y diafragma forma un estructura similar a un globo

Suelo Pélvico, algunos musculos del tronco y diafragma forma un estructura similar a un globo

tronco tenderá a caer más y la presión enviada hacia el suelo pélvico será también mayor. El primer paso para que esto no ocurra es elegir un portabebé adecuado a las características del bebé y del adulto. El ajuste es también un requisito indispensable. Al principio, cuando empezamos a portear, la tensión del portabebé tiende a ser insuficiente por miedo a lastimar a nuestro bebé. A medida que cogemos confianza vamos comprobando cómo el aumentar la tensión ayuda a que tanto mi bebé como yo nos sintamos más seguros. Un buen ajuste del portabebé va a asegurar que mi postura sea adecuada y se proteja la columna vertebral del adulto y del bebé. Existen además pequeños «trucos» a la hora de colocar el portabebé para que la musculatura de nuestro abdomen trabaje mejor, como por ejemplo utilizar nudos de fular que ejerzan un efecto faja sobre nuestra musculatura abdominal.

A continuación puedes ver la presentación que expuse en la 2°Jornada de Lactancia y Crianza con Apego que organizamos junto al grupo de apoyo a la Lactancia » Nuestro Instinto» en Morata de Tajuña. En esta presentación hablé de la importancia de portear bien para cuidar tanto postura como suelo pélvico.

 

https://www.youtube.com/watch?v=0EgevgKL48s

.

¿Has notado que portear te ayude a cuidar tu postura? Y en relación a tu suelo pélvico, ¿has notado mayor presión dependiendo del tipo de portabebé o nudo de fular que utilices?